Facebook Twitter Contact Safe Environment Intranet for Staff and Parishes The Cathedral of Christ the Light

Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools

Sections

“El amor es más fuerte que el odio”

You are here: Home / Diocese / Bishop of Oakland / Articles, statements, documents / En Español / “El amor es más fuerte que el odio”

“El amor es más fuerte que el odio”

Barber crest transparent

“El amor es más fuerte que el odio”

Enero 2017

El Heraldo Católico

Queridos hermanos,

Es imprescindible recordar que lo que nos une es mucho más grande que lo que nos separa. Todos y cada uno hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios que, según profesamos, nos ama como hijas e hijos.

Entre nosotros hay muchos que tienen miedo; otros están indignados y otros se sienten agraviados o heridos. Algunos sienten la tentación de responder a la violencia con más violencia; pero para los católicos ese razonamiento es inaceptable.

El papa Francisco dijo al respecto que “vivimos en tiempos en que la polarización y la exclusión no solamente
están a la orden del día sino que son consideradas como la única manera de resolver los conflictos. Vemos, por ejemplo, con qué rapidez se considera al extranjero, al inmigrante o al refugiado como una amenaza; con qué facilidad enseguida se lo convierte en un enemigo.

Enemigo, sólo porque viene de un país lejano o porque tiene costumbres diferentes. Enemigo por el color de su piel, por su idioma o por su clase social. Porque piensa diferente, o hasta porque tiene otra fe que no es la
nuestra”.

La respuesta católica a esta manera de pensar es el amor y la compasión. Eso es lo que ha hecho de nuestro país un verdadero ‘faro de esperanza’ y de promesa para el mundo.

Pero esa respuesta requiere de un compromiso sólido y serio, que es el de brindar nuestra solidaridad tanto a aquéllos que se sienten indignados como a los que son el sujeto de esa indignación. De nuevo, el Papa nos
dice que hemos sido llamados a ser constructores de puentes, y un pueblo misericordioso. Cuando estuvo en la Catedral de San Patricio, en Nueva York, Francisco dijo en su prédica que lo que nos enseña a ser más cristianos es “la cercanía con el pobre, con el refugiado, con el inmigrante, el enfermo, el que es explotado, el anciano que vive en soledad, el prisionero y con todos los demás ‘pobres de Dios’”.

Eso es ser un pueblo de paz que practica la compasión. El amor es más fuerte que el odio. La misericordia es más poderosa que la venganza. Sólo si somos un pueblo de misericordia, compasivo, que busca y promueve
la paz, podremos reconstruir nuestra nación y renovar nuestro “sueño americano”.

Después de una temporada de elecciones que ha dividido tanto al país y que ha generado una gran negatividad, les pido que trabajemos unidos como nación y como comunidad para generar esperanza, unidad y agradecimiento por todas las bendiciones que el Buen Dios ha derramado sobre nosotros.