Facebook Twitter Contact Safe Environment Intranet for Staff and Parishes The Cathedral of Christ the Light

Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools

Sections

El Obispo De Oakland Pide La Unidad En Respuesta A Las Órdenes Ejecutivas Sobre Refugiados E Inmigrantes

You are here: Home / Diocese / Bishop of Oakland / Articles, statements, documents / En Español / El Obispo De Oakland Pide La Unidad En Respuesta A Las Órdenes Ejecutivas Sobre Refugiados E Inmigrantes

El Obispo De Oakland Pide La Unidad En Respuesta A Las Órdenes Ejecutivas Sobre Refugiados E Inmigrantes

Read the statement in English

Barber crest transparent

El Obispo De Oakland Pide La Unidad En Respuesta A Las Órdenes Ejecutivas Sobre Refugiados E Inmigrantes

 

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
FEBRERO 2, 2017

OAKLAND, CA - El Obispo Michael Barber, SJ, Obispo de la Diócesis de Oakland, ha emitido la siguiente declaración con respecto a las órdenes ejecutivas del Presidente Trump sobre inmigrantes y refugiados y las respuestas a esas órdenes:

Con todo el rencor y la división que circula en los medios de comunicación recientemente, creo que es bueno recordarnos a nosotros mismos quienes somos como católicos y cristianos.

Estamos centrados en Cristo, no centrados en los políticos.

Estamos centrados en el Evangelio, no en la agenda política.

Deseamos la unidad, no la división.

Cristo y sus enseñanzas deben venir antes que nuestro partido político favorito, no al revés.

Por lo tanto, como católico, estoy agradecido por el apoyo brindado por el nuevo Presidente de los EE.UU. a la vida y la protección de los niños no nacidos. Han habido 58 millones de abortos en nuestro país desde que Roe v. Wade fue aprobado en 1973. Fue un día triste para Estados Unidos.

Como católico y discípulo de Jesucristo, también creo que la decisión de construir un muro entre México y los Estados Unidos es muy inquietante. Cada país tiene derecho a proteger sus fronteras. Pero los comunistas construyen muros, no los americanos. Recuerden las palabras del Presidente Reagan al Presidente Gorbachov en el Muro de Berlín en 1987.

Les exhorto a que lean las recientes decisiones ejecutivas del Presidente sobre la inmigración, junto con el discurso del Papa Francisco en 2015 al Congreso de los Estados Unidos.

En ese memorable "púlpito del mundo", el Papa Francisco subrayó la "dignidad trascendente del ser humano". Francisco enfatizó que somos los seres humanos primero. El Santo Padre continuó diciendo que el deber del gobierno es "proteger, por medio de la ley, la imagen y la semejanza que Dios tiene en cada rostro humano".

Escuché la noticia de que Lyft, el servicio de taxi alternativo de viaje compartido, acaba de donar $ 1 millón de dólares a la ACLU para apoyar el reasentamiento de refugiados en los Estados Unidos. Hemos estado haciendo eso en nuestra diócesis durante un año. Más de la mitad de nuestras parroquias se han ofrecido como voluntarias para patrocinar a los refugiados, una vez evaluada su situación y aprobados por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Espero que sigamos siendo capaces de realizar ese acto de compasión bajo las nuevas regulaciones. Si usted tiene una reacción fuerte sobre las decisiones recientes del Presidente, ¿por qué no unirse a nosotros en actos de misericordia, en lugar de unirse a la pelea pública de odio y división?

Para terminar, deseo hacer la mía la excelente declaración elaborada y presentada por nuestras Caridades Católicas diocesanas del Este de la Bahía. Sólo cambiaría una cosa. En vez de decir "Caridades Católicas del Este de la Bahía apoyan a la comunidad del inmigrante, del refugiado, y del inmigrante". Lo cambiaría a "La Iglesia Católica". . .

“está con la comunidad de inmigrantes, refugiados y migrantes.

Nos oponemos a las acciones que promueven el miedo y la hostilidad hacia las personas de todas las religiones y nacionalidades. Seguimos comprometidos con nuestra misión de dar la bienvenida al extranjero a través de servicios legales, reasentamiento de refugiados, educación y extensión comunitaria. Con este fin, nuestro equipo legal está dispuesto a continuar presentando las solicitudes de Acción Diferida por Llegadas de Niñez (DACA) siempre y cuando el programa exista.

Nuestro país ha recibido a personas que huyen de la persecución religiosa o política, la guerra, la pobreza o la violencia desde su fundación. El espíritu y la tenacidad de nuestra ascendencia compartida de inmigrantes ha moldeado y definido nuestra nación. Como comunidad de fe, la Iglesia Católica es una iglesia inmigrante con una larga historia de abrazar a los recién llegados y cuidar a los migrantes.

Conocemos las historias de persecución, violencia y opresión que llevan a las personas -incluyendo a los niños- de sus países de origen a buscar refugio seguro en los Estados Unidos. A pesar de la retórica del miedo, creemos que las personas de buena voluntad y conciencia entienden que para muchos esta es una situación de vida o muerte, y eligen estar al lado de la vida.

Continuaremos ofreciendo nuestros servicios y buscaremos justicia para los inmigrantes, los refugiados y los migrantes.

Como líder experimentado con una larga historia sirviendo a la comunidad de inmigrantes, refugiados y emigrantes en los condados de Alameda y Contra Costa, nos unimos a la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en apoyo a la reforma del Congreso y reparación de nuestro sistema de inmigración roto. Esto incluye proveer un camino hacia el estatus legal permanente de jóvenes elegibles para el programa de Acción Diferida para Llegadas de la Infancia (DACA) del Departamento de Seguridad Nacional.

Este es un momento en el que nuestra solidaridad se hace más importante que nunca. Lo más importante, estamos juntos para actuar con justicia, amar la bondad y caminar humildemente con Dios (Miqueas 6: 6-8).

Desde 1935, Caridades Católicas del Este de la Bahía han proporcionado esperanza y sanación a los vulnerables a través de servicios compasivos que transforman vidas. Siempre atentos a la evolución de las necesidades sociales, nuestros servicios han progresado a lo largo de las décadas. Somos una organización 501 (c) (3) sin fines de lucro y servimos a personas necesitadas sin importar su religión, raza, origen nacional, género u orientación sexual.

El año pasado, Caridades Católicas del Este de la Bahía sirvió a más de 26.113 residentes en los condados de Alameda y Contra Costa y ayudó a cerca de 1.000 personas a entrar en el camino hacia la ciudadanía. Reasentamos a 63 familias de refugiados (total 173 personas) de todo el mundo.”