Facebook Twitter Contact Safe Environment Intranet for Staff and Parishes The Cathedral of Christ the Light

Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools

Sections

Ver la vida a través de los ojos de María

You are here: Home / Diocese / Bishop of Oakland / Articles, statements, documents / En Español / Ver la vida a través de los ojos de María

Ver la vida a través de los ojos de María

Barber crest transparent

“El amor es más fuerte que el odio”

Junio 2017

El Heraldo Católico

Hace algunos años, participé en un retiro de Semana Santa en la Abadía Benedictina de St. Benoit du Lac, en Quebec, Canadá. Los monjes de esta abadía tienen una tradición litúrgica muy interesante. En la mañana del Domingo de Pascua, antes de encaminarse a la iglesia para la Misa Solemne, los religiosos se reúnen en silencio ante la estatua de la Virgen en el jardín del monasterio, y a continuación entonan un himno a María. La letra de la canción dice algo así como “Alégrate oh María, Reina de los Cielos, alégrate. Vuestra tristeza se ha convertido en gozo supremo. Alégrate, alégrate, oh María”.

Los monjes hacen este homenaje a la Madre de Dios para recordar y reconocer su dolor como testigo del sufrimiento de su Hijo y su felicidad y gozo al ver por primera vez a su Hijo resucitado después de la brutal muerte en la Cruz.Aunque el hecho no ha sido plasmado en las Escrituras, San Ignacio en sus “Ejercicios Espirituales” exhorta a quien los practica que medite sobre la aparición de Jesús resucitado a su Madre.

El santo está seguro de que Jesús se apareció a la Virgen, para aliviar la pena de su Madre y para que Ella supiera que Dios estaba cumpliendo su promesa. “¡Dichosa tú, por haber creído que se cumplirían las promesas del Señor!”, dice el Evangelio de Lucas, capítulo 1 versículo 45.

Si estás sufriendo en ese momento; si se ha muerto alguno de tus seres queridos este año; si te estás sintiendo deprimido o decaído… trata de experimentar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús a través de los ojos de la Virgen María.

Y podrás sentir que, a través de la fe, tu tristeza puede convertirse en un gozo supremo.

Bendiciones.